19 de marzo de 2013

Algunas cosas de los contratos

Existen un montón de tabúes cuando se trata de firmar contratos. O tal vez no tabúes, sino malentendidos de leyes que nada que ver con la realidad. Cosas que pasan.

Hace un par de años, me pidieron que pusiera orden en algunos contratos en una oficina. Había personas con más de 10 años de trabajar sin contrato, simplemente había voluntad de ordenar todo eso para que quedara cada quien con la seguridad que se merece. Todo mundo leyó sus contratos y firmó, excepto por una señora que decidió que lo iba a consultar con sus abogados y con el Mitrab. Pronunció ahí una mala palabra. En resumen, nunca lo firmó. Sigue en la Oficina, pero sin contrato.

Los contratos por servicios profesionales, que son beneficiosos para los empleadores, solo obligan una retención del 10% para el trabajador. No obligan a inscribirlo en el INSS, aunque la postura del INSS es de incluirlos ahora, igual que a los pasantes, absurdo.

Ahí hay una confusión que yo ya he visto: cuando en el cuerpo del contrato se especifica que lo que se prestan son servicios profesionales, en un contrato que reconoce antigüedad, décimotercer mes, seguro social y demás prestaciones, ese contrato es de trabajo, nunca de servicios profesionales.

Los famosos quince días. Si no los cumplís, solamente estás siendo descortés con el empleador, tenés derecho a recibir tus prestaciones de cualquier manera. No hay artículo que establezca sanción por no cumplirlos, pero sí sanciones al empleador por no pagar dentro de los 10 días hábiles posteriores. Pero sale mejor ser caballerosos.

Hay cosas que solo por meterte en miedo o presión se ponen. Las multas que algunos contratos establecen, por ejemplo, de no trabajar por dos años en empresas similares son ridículas. Nadie va a meter un abogado por una multa, sale muy caro.

Lean bien antes de firmar. Y no digan Mitrab hasta que se hayan ido!

Si alguien tiene otra de estas, aquí abajo hay espacio!

16 de marzo de 2013

Golpeando sin lastimar

He estado leyendo algunos artículos sobre la gestión del Papa Francisco que dan mucho que pensar sobre la calidad de hombre que es. Estoy sinceramente asustado del tipo de cambios que ha hecho en los primeros días de su Papado y muy curioso de como haría frente a algunos retos como Iglesia.

Una Institución tan grande y con tanta tradición estructural no se cambia rápido. Hay cientos de miles de sacerdotes, monjas y miembros de la Iglesia y más de un billón de católicos. No es tarea sencilla pero es necesaria.

Alguien dijo en una reunión un día que la Institución (privada) que representaba es como un buque, y que cuesta hacerla maniobrar, pero que bien dirigida sus cañones hacen un buen trabajo.

¿Cómo pueden adaptarse organizaciones grandes y poderosas a tantos cambios que ocurren tan rápido ahora? Realidades a las que responder que son tan cambiantes. ¿Como prever estos cambios?

Cuando tenés mi edad y toca lidiar con algunos y algunas resistentes al cambio, de repente toca ser hasta más agresivo y aplicar algo de teoría organizativa que se conoce como "disrupcion". Sacudir bien la planta para que se caigan las hojas secas de una vez, o dar un solo golpe grande por así decirlo. A veces no queda de otra entre tanto adultismo.

Creo que nos toca a todos pelear por la posición que buscamos en la vida y a veces corresponde dar golpes. Me toca dar unos cuantos pronto.