25 de noviembre de 2012

Las Primarias de Honduras


Tuve la oportunidad de ser observador internacional en las elecciones primarias de la República de Honduras, el día 18 de octubre del 2012, como miembro de la Misión de la Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia. Hubo misiones de la OEA, Naciones Unidas, protocolo de Tikal, sumando más de 60 observadores internacionales, todos invitados y acogidos por el Tribunal Supremo Electoral. Igualmente se aceptaron miles de observadores nacionales.

En esta elección se elegían a los candidatos a la Presidencia por los partidos mayoritarios. En el caso del oficial Partido Nacional, se eligió entre siete candidatos, los liberales eligieron entre tres candidatos y el nuevo Partido Libre participó con candidato único. También se votaba uninominalmente por candidatos a diputado, municipalidades y autoridades del partido.

Solamente podías votar por uno de los partidos, y marcar la boleta no quiere decir afiliación inmediata al partido. Son unas internas abiertas, y que con un récord de participación histórico del 35 por ciento, en esta ocasión se proyectaba bien por encima del 40 por ciento del padrón.


Lo que más me sorprendió es que alrededor de los Centros de Votación las tendencias de los diferentes partidos permanecían en toldos o casas, con música y propaganda de sus candidatos. Podían estar partido frente a partido, y actuaban como amigos. Igual la gente que votaba, lo hacía con mucha alegría.

El sistema de las elecciones primarias permite a los ciudadanos, miembros o no de los partidos, votar por los candidatos. De esta manera se logra una democracia partidaria, donde los líderes no solo están obligados a trabajar en hacer crecer su tendencia dentro del partido, sino que también deben construir propuestas hacia los ciudadanos.

Los funcionarios del Tribunal en cada Centro de Votación eran, en su mayoría, estudiantes universitarios, con una figura llamada Custodios, encargados generales de supervisar las elecciones. Dentro de las mesas cada tendencia partidaria tenía su representante para garantizar el trabajo de los funcionarios de mesa.






El presidente del Congreso, Juan Orlando Hernández, fue electo como candidato por los nacionalistas. Un empresario de renombre, Mauricio Villeda, fue electo para candidato a la presidencia del Partido Liberal. Y Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya, participó sola por el nuevo partido Libertad y Renovación LIBRE.

A pesar de las diferencias, que llegan a ser incluso personales, creadas al competir entre ellos, los liderazgos partidarios responsables cierran filas con el ganador de las primarias. Hasta el momento no ha habido candidato que haga tienda aparte.

No hay elecciones perfectas. A pesar de que no todos los candidatos estuvieron conformes con los resultados, y eso fue comunicado a los observadores, todos aceptaron los resultados, porque confían en los tres magistrados independientes del Tribunal Electoral. Este Tribunal y su independencia fueron claves en la solución a la crisis política del 2009.

Nicaragua es el único país de América Latina con una autoridad electoral que no es respetada por muchos nicaragüenses de todos los sectores, y además reconocida como no transparente por misiones electorales internacionales. ¡Es vergonzoso!

Como nicaragüenses debemos reconocer y aprender de los buenos ejemplos.

Apertura partidaria, democracia interna, liderazgos y tendencias fuertes, que a la hora de unirse, se unen. Autoridades electorales abiertas a la observación, escrutinios abiertos a la población, y condiciones equitativas para la participación.

21 de noviembre de 2012

Dospuntotresmillones

Ya está finalizando el año escolar, y como era de esperarse, la portavoz de la Presidencia y primera dama anunció la entrega de algo que llaman "bono solidario" para los estudiantes que se gradúan este año de la secundaria. El bono es de C$1,000 y los alumnos son alrededor de 55,000. 54 millones de córdobas o 2.3 millones de dólares.

Yo no veo absolutamente ningún problema en que se le reconozca a un chavalo que sale de quinto año sea recompensado por sus años de estudio y sacrificio de su familia por once años en los colegios. Especialmente con las condiciones por todos conocidas de las escuelas públicas, la capacitación de los maestros y la típica profesora de español que se dedica a hacerle la vida imposible al alumno que no le cae bien y los cálculos de álgebra que parva nada sirven más que para quemar pestañas.






Hay que reconocer que somos el segundo país más pobre del continente. Nunca da para cumplir con el presupuesto y hay que pedir prestado al FMI o al Banco Mundial, siempre bajo sus condiciones. Como en cualquier negocio o vivienda, hay que optimizar recursos.


Si es cierto que ese dinero no lo pagamos nosotros -aún, por la cuestión de la deuda petrolera con Venezuela-, pero honestamente creo que podría ser invertido. Con esa cantidad de dinero se podría perfectamente hacer muchas cosas más urgentes.

Aumentarle el salario a los maestros posiblemente no, pues a pesar de que lo merecen, son casi 40 mil en todo el país. Pero si se podría reducir el índice de maestros empíricos, que en algunos municipios llega a ser hasta del 70%


O talvez podríamos enviar a los 200 maestros con mejor desempeño a una capacitación en métodos de enseñanza ahorita que están de vacaciones. Incluso, adaptarle a 5 escuelas de secundaria de Managua con tecnología para que los bachilleres sepan usar bien una computadora, cosa que hoy es indispensable en cualquier área de trabajo.

Incluso, podríamos comprar 23,000 laptops XO, las del Programa One Laptop per Child, que permiten a los niños de escuelas en todo el país, incluyendo las rurales, acceder a material didáctico, un programa que además ha comprobado ser efectivo. Sería una buena inversión!




Pero, si usamos la lógica del Gobierno, especialmente de quienes están a la cabeza, este bono es una inversión. Sirve para que quienes se gradúen agradezcan, y se genera justamente lo que están buscando ellos: quedarse el mayor tiempo posible.

Es probable que el bono esté bien merecido, pero definitivamente podría usarse mejor.

¿Y vos, cómo usarías 2.3 millones de dólares?

15 de noviembre de 2012

¿Y ahora que?

Yo nunca creí que no era conveniente ir a las 153 elecciones municipales del 4 de noviembre. Si supe que iba a ser mas difícil que el año pasado. Fui a votar por un candidato del único partido que no colabora con el Frente, que además conocía desde antes del proceso.

El abstencionismo arrasó en la mayoría del país, el Frente ganó limpio en muchos municipios, pero no su gente salió a votar, la fueron a buscar y la llevaban a las JRV. Hubo maña, como en Nueva Guinea, Darío, La Trinidad y otros municipios donde el Frente nunca ha ganado. Votos dobles, actas con números que no pueden ser, y todo lo que han hecho en elecciones anteriores, tanto el Frente como otros partidos antes de ellos.

Pero y ahora, ¿qué? Hay gente que cree que el relevo generacional y nuevos liderazgos van a significar algo dentro de los partidos. Pues yo estuve en 40 municipios diferentes el mes antes de las elecciones, y vi muchos candidatos y candidatas jóvenes, que no fueron puestos de dedo sino consensuados, y lograron ganar en sus alcaldías, ante toda adversidad.

Y talvez si. Pero hace falta propuesta unificadora, porque nombres hay montones, y los problemas que tenemos son más. Y eso no he escuchado de algunos que sólo piden que se vaya uno para estar ellos.


¿Ahora que? No es el momento de generar fricciones, sino de sumar, y sumas que tengan resultados, porque hay sumas que restan. También es hora de los jóvenes, de integrarnos en el esfuerzo por un país mejor y de propuestas frescas. La pelota esta en nuestra cancha.