24 de mayo de 2012

#elseisporciento

Estamos mal en educación, pública y privada. Actualmente no se invierte suficiente en Educación. Pero, además se hace de manera desigual, como pueden ver en el cuadro. Donde hay más alumnos, se gasta menos.


Desde el año 1995, existe en nuestra Constitución una partida dirigida exclusivamente a la educación superior, posterior a la aprobación de una de las últimas leyes del gobierno sandinista, dirigida a mantener cuotas de poder. Aquí comparto el análisis de Envío de Enero 1996. El país en que vivimos no ha avanzado. Esta partida fija, año con año, solamente la tienen las Universidades que están en la Ley General de Educación, públicas y semi-privadas.


Este 6% fue otorgado en esta época como un gesto político, que el Consejo Nicaragüense de Universidades (CNU) y la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua UNEN, órganos completamente partidarizados, celebran al 6% como un gran logro para la comunidad universitaria.


A lo largo de estos 17 años, se han otorgado más de 25 mil millones de córdobas del año 2012, haciendo una cifra conservadora y un cálculo rápido. ¿Han tenido efecto todos estos años de inversión universitaria, en dotar al país de mano de obra calificada y competitiva con el mercado internacional? La respuesta le corresponde al sector privado, pero creo que podemos imaginarnos cuál es.


FUNIDES hizo un llamado de atención sobre esta problemática en diciembre de 2011, incluyendo recomendaciones para revisar esta asignación, que es la más alta del istmo y transforma la inversión educativa terciaria en algo monstruoso. 


Gasto educativo por estudiante a 2009, FUNIDES
El FMI recomendó revisar esta asignación en el mes de mayo. Al FMI si le respondieron, a través de Telémaco Talavera, Ilustrísimo y Eternísimo Rector de la UNA (no sé cuántos años lleva de Presidente de la CNU, pero no conozco a otro) y el UNEN en pronunciarse defendiendo el presupuesto que se les asigna. Marcha y morteros cuando no hay ni propuesta de reforma en la Asamblea, organizada por las Universidades que cancelaron clases y pusieron buses para mover a un montón de gente.


Talvez vale la pena revisar en qué se usa esta partida. La UCA es la única universidad que reporta en qué gasta su partida, que ronda el 6% del 6% mismo, y que está aceptada como la mejor universidad del país. Pero, en el sitio web del CNU no existe ningún tipo de rendición de cuentas sobre la inversión. Es normal que se critique, especialmente en un país donde la corrupción es moneda de uso diario.


¿Cuál es el último, verdadero, duradero y más importante logro educativo en nuestro país? La Alfabetización. Eso es 1980, hace 32 años. Ya va siendo hora de otro, al menos un Plan Educativo a largo plazo, que todos los gobiernos tengan que cumplir. ¿Que tiene de malo ponerse de acuerdo en temas que no son políticos? Pongámonos de acuerdo en temas que no van ni vienen con un gobierno y otro.


Siempre he creído que en educación hay que ser más tecnócratas y pragmáticos. Dejar de gastar tanto en árboles de navidad y megarótulos, reducir megasalarios y gastos en tantas cosas que no tienen efectos, e inyectarle a la educación primaria y secundaria, llegando al 7% del PIB como mínimo. Sino, seguiríamos en las mismas. Ya hay propuestas nacionales desde Eduquemos y otras iniciativas con credibilidad y seriedad.


Desde 2007, este gobierno ha seguido todas las recomendaciones para optar a préstamos con organismos financieros internacionales, y el Gobierno solo ha dicho que si. Veremos si el FMI pesa más que las marchas y los morteros.


PD: Me parece importante también leer análisis hechos por FUNIDES y también lo publicado en Marzo por Envío, aportes verdaderos y sin consignas al problema educativo nacional.

17 de mayo de 2012

La Civilización de la Política

Por más cavernícola que parezca, la política nicaragüense no es incivilizada. Sí tiene arranques de prehistoria (piedras y palos de vez en cuando), pero no es incivilizada. Al menos no de la manera que quiero dar a entender la palabra que usé.


La cívica es esa clase que aparecía en los boletines de todos, que servía para subir los promedios en la mayoría de los caso, y que además la ponían en unión de hecho con la moral. Son cosas diferentes, y en el colegio obviamente no le poníamos mente. La cívica era el respeto a la bandera, conocer los símbolos patrios y ave nacional, árbol y flor. De cajón por todos los años que estudié. ¿Pero eso es cívica?


Recientemente, un diputado de la Asamblea Nacional, a propósito de las críticas a las reformas de la Ley Electoral, que la bancada opositora votó favorablemente, "Si la gente no protesta ni siguiera porque le suban los frijoles, el transporte, mucho menos por una reforma constitucional, o sea, ya no es un problema de política, es que la gente se cansó de pelear hasta por sí misma." También agregó "Estoy de acuerdo que no peleen por la parte política, ya que al final del día probablemente los políticos no hemos hecho lo mejor del mundo para que sea interesante, pero suben los frijoles, la leche, el arroz, el pasaje de bus y la gente no dice nada." Esto lo saqué de Informe Pastrán, y lo dijo Eliseo Núñez, así claro como le gusta decir las cosas. Pero no, él tampoco es el cavernícola.


Al leer esto, que creo es bien difícil de aceptar para un político, me puse a pensar ¿porqué será que pasa esto? También recordé un artículo que circuló, que decía que este Gobierno no ha iniciado sus 5 años sin protestas. Llegamos al punto que cachorros de Sandino, 22 años después de salir del Ejército, siguen reclamando tierras y beneficios. ¿Cómo habrán sobrevivido todos estos años?


La falta de ciudadanía en Nicaragua es la verdadera civilización de la política. Aquí empezamos a votar antes de salir de secundaria, a los 16 años. Pero, ¿con qué capacidad lo hacemos? ¿Entendemos ese derecho y gran responsabilidad? 


En mi colegio, al menos, nunca nos mencionaron la Constitución. Yo llegué a las clases de Derecho sin saber qué era. Y estudié en el Centroamérica ("buen colegio"). He visitado varios colegios de Managua con Puente, públicos, privados y subvencionados. Noté algo en común entre los chavalos: falta de conocimiento de derechos, deberes y obligaciones de los jóvenes. Obviamente, de derechos ciudadanos también. Obviamente, sacan 100 en moral y cívica la mayoría.


La ciudadanía en Nicaragua se resume en votar, si es que nos da la gana o no nos embebe la apatía, para algunos, pagar nuestros impuestos y después muy pocas personas involucradas en iniciativas ciudadanas. Es cierto, existen protestas por muchos lados, ¿pero qué es lo que se protesta? Que el gobierno dé. Los ancianos piden pensiones reducidas, los ex combatientes tierras, y los no-pago pues condonación de sus deudas. ¿Alguien está exigiendo algo que no sea beneficios para ellos y su familia? No. Y lo hacen con todo su derecho, el que respeto y valoro.


Pero... ¿es exigir beneficios para vos, verdadero ejercicio de la ciudadanía, cuando no estás pensando en todos y todas?


Sí, es cierto que el círculo vicioso pobreza extrema-falta de educación hace que la mayoría de nicaragüenses viva pensando en el día a día, sobreviviendo. Con precios que suben y nadie hace nada. ¿Pero qué pasó con los que tenemos las necesidades resueltas?


Se llama falta de ciudadanía activa, que realmente salga desinteresadamente al menos a reclamar por las alzas de energía y todas las anomalidades de préstamos a Caruna para pagar la luz, que ocurren con precios bajos del petróleo. O los cortes de agua en la mayoría de barrios de Managua. Son cosas que nos afectan a todos. Pero no hay ni interés ni movimiento...


¿Somos civilizados?

10 de mayo de 2012

Lógicas Diferentes

Me ha tocado estar de cerca con partidos políticos y con organizaciones de Sociedad Civil en los años en que he estado involucrado. No son tantos, apenas tengo 21.

El otro día estuve comentando con alguien de la Sociedad Civil al respecto de si ir o no ir a las elecciones. Comprendo ambas posiciones, y hasta cierto punto creo entenderlas. Son Lógicas Diferentes

Desde antes del Fraude de 2011, las organizaciones de sociedad civil se han pronunciado en contra del Consejo Supremo Electoral, exigiendo cambio de magistrados, observación electoral acreditada, y cumplimiento de las reglas del juego. No es extraña su posición hoy: ir a elecciones es legitimar al CSE y el fraude de 2011. Y han advertido a los partidos de que ir es hacerlo.

La posición de ellos es que ir a elecciones para que te roben y agarrar algunos espacios no tiene sentido, sino que hay que trabajar más bien a largo plazo para un cambio.

Si sos un partido político, la finalidad es llegar a espacios de poder desde donde se pueda ser partícipe de las decisiones, o más bien, decidir. Después de un fraude como el de 2011, y de que te robaron 15-20% de los votos, está complicado aceptar de nuevo, en 2012 ir a participar en algo que no tiene condiciones como para ser electo. Y si no vas, te quitan la personería. Así lo veo yo, pero, ¿qué pasa con la gente de los departamentos que más bien quedó motivada por las elecciones? 

Desde diciembre he escuchado de personas, específicamente miembros del PLI, que son electos como candidatos a Alcalde, que creen que van a ganar y que cuentan con apoyo de pobladores. Este, obviamente, no es el caso en todos lados. Y si el PLI no va, el PLC, ALN, APRE, y otros miembros de la sopa de letras partidos están ahí esperando para ver cómo se roba candidatos y los mete en su lista.

La semana pasada, el Consejo Supremo Electoral mandó a llamar a los partidos para que manifestaran su voluntad de ir a elecciones. Hasta quienes no llegaron al 4% de los votos, exigido por la Ley para continuar siendo partido, dijeron que van a participar.

Lo que yo creo es que la lógica municipal es muy diferente a cómo vemos las cosas desde Managua, donde ni lo local existe por la organización de la ciudad y la falta de ciudadanía misma, entre otras cosas. Si hay gente que cree que le gana al Frente en sus comunidades y va a aspirar a hacerlo, tiene que ser respetada. Y cuidado y le ganan.

2 de mayo de 2012

Platicando con Don Emilio

Tuve el privilegio, patrocinado por @AnaLargaespada de estar platicando una tarde de domingo con don Emilio Álvarez Montalván, y fueron tantas cosas que como ejercicio de difusión y ordenamiento de ideas, me pareció importante compartir al menos una parte de lo que pude hablar con él.


Don Emilio es médico, de ascendencia conservadora. Estudió oftalmología, pero se dedicó a la política por muchos años, estando preso dos años por esto en los 50. Ocupó importantes cargos en el Partido Conservador, llegando a ser Canciller de Doña Violeta y de Arnoldo Alemán. Su aporte más importante para mí es el libro Cultura Política Nicaragüense, una colección de artículos dedicados a caracterizar al nica desde ese enfoque.


La última vez que tuvo una aparición mediática importante fue cuando recibió una condecoración muy distinguida por parte del Canciller Samuel Santos, en una ceremonia en su honor en el edificio de la Cancillería. Me llamó la atención que, en su discurso de aceptación, no tuvo ningún problema en señalar los defectos y los errores que el gobierno estaba haciendo en ese momento, y la manera en que se estaba manejando al país. Fue muy crítico y de una manera además elegante y acertada de hacerlo. Creo que ha sido el único en decir las cosas así, desde esa posición. El gobierno lo respeta.


La foto la tomó la Ana.



"Tu apellido es bien leonés" me dijo cuando me presenté. En efecto, es bien leonés y esa es una de esas preguntas de cajón que te hacen siempre. ¿Sos de León? ¿Hijo de quién? ¿Quiénes son tus abuelos?


Cuando le expliqué lo que estamos haciendo en Puente y lo que queremos lograr, lo primero que hizo fue retraerse a cuando regresó de la Universidad, graduado como médico. Dice que se puso de acuerdo con un grupo de amigos suyos, todos habiendo estudiado en el extranjero, incluyendo a Pedro Joaquín Chamorro, los hermanos Córdova, entre otros. Formaron una agrupación que se llamaba UNAP, Unión Nacional de Acción Popular. Él dice que el motor principal fue el interés en ser una generación que cambiara las cosas, y que tuviera un efecto a heredar en las generaciones siguientes. Cuando le comenté lo que queremos hacer, inmediatamente me comentó su experiencia, y cree que siempre va a haber generaciones despiertas, con ganas de cambiar, pero que hasta el momento no se ha logrado. Ese es el reto.


Él me preguntó cuál creo yo que es el problema básico en la política nacional. Yo le dije que creo que es la falta de educación que genera ciclos de autoritarismo. Él sostiene que más bien es la falta de involucramiento de la gente, producida por la pobreza y el "buscar que comer". Dice que según una encuesta, solamente el 2% de los Nicaragüenses está organizado o involucrado en política.


Él siente que en toda la historia nacional, siempre hay una élite, un grupo que está en el poder para beneficiarse del mismo y aprovecharse de la gente, y que nunca ha dejado de haber un grupo de ese tipo. Que es parte de la estructura política y muy poco probable el cambio hacia un modelo más equitativo.


Estuvimos hablando de algunos personajes de la politica criolla, y él tiene caracterizados a los liderazgos en tres tipos: el agitador, el administrador y el intelectual. Los agitadores son los típicos gritones, demagogos y hasta incendiarios, los administradores son personas con una forma más tímida y balanceada de ver las cosas, y los intelectuales se esconden de los pleitos detrás de libros y discusiones. De todos hay en el espectro.


Estas son algunas de las cosas que pude hablar con él. Les recomiendo mucho leer Cultura Política Nicaragüense, si les interesa saber más del porqué de muchas cosas.