21 de noviembre de 2012

Dospuntotresmillones

Ya está finalizando el año escolar, y como era de esperarse, la portavoz de la Presidencia y primera dama anunció la entrega de algo que llaman "bono solidario" para los estudiantes que se gradúan este año de la secundaria. El bono es de C$1,000 y los alumnos son alrededor de 55,000. 54 millones de córdobas o 2.3 millones de dólares.

Yo no veo absolutamente ningún problema en que se le reconozca a un chavalo que sale de quinto año sea recompensado por sus años de estudio y sacrificio de su familia por once años en los colegios. Especialmente con las condiciones por todos conocidas de las escuelas públicas, la capacitación de los maestros y la típica profesora de español que se dedica a hacerle la vida imposible al alumno que no le cae bien y los cálculos de álgebra que parva nada sirven más que para quemar pestañas.






Hay que reconocer que somos el segundo país más pobre del continente. Nunca da para cumplir con el presupuesto y hay que pedir prestado al FMI o al Banco Mundial, siempre bajo sus condiciones. Como en cualquier negocio o vivienda, hay que optimizar recursos.


Si es cierto que ese dinero no lo pagamos nosotros -aún, por la cuestión de la deuda petrolera con Venezuela-, pero honestamente creo que podría ser invertido. Con esa cantidad de dinero se podría perfectamente hacer muchas cosas más urgentes.

Aumentarle el salario a los maestros posiblemente no, pues a pesar de que lo merecen, son casi 40 mil en todo el país. Pero si se podría reducir el índice de maestros empíricos, que en algunos municipios llega a ser hasta del 70%


O talvez podríamos enviar a los 200 maestros con mejor desempeño a una capacitación en métodos de enseñanza ahorita que están de vacaciones. Incluso, adaptarle a 5 escuelas de secundaria de Managua con tecnología para que los bachilleres sepan usar bien una computadora, cosa que hoy es indispensable en cualquier área de trabajo.

Incluso, podríamos comprar 23,000 laptops XO, las del Programa One Laptop per Child, que permiten a los niños de escuelas en todo el país, incluyendo las rurales, acceder a material didáctico, un programa que además ha comprobado ser efectivo. Sería una buena inversión!




Pero, si usamos la lógica del Gobierno, especialmente de quienes están a la cabeza, este bono es una inversión. Sirve para que quienes se gradúen agradezcan, y se genera justamente lo que están buscando ellos: quedarse el mayor tiempo posible.

Es probable que el bono esté bien merecido, pero definitivamente podría usarse mejor.

¿Y vos, cómo usarías 2.3 millones de dólares?

No hay comentarios:

Publicar un comentario