11 de abril de 2012

¿Legalizar Resuelve?


Originalmente escrito en Marzo 2012
Al inaugurar su mandato como Presidente de Guatemala, Otto Pérez, de tendencia liberal y electo con una campaña de mano dura a la violencia, hizo algo que nunca pensé saldría de un General en retiro. Propuso la discusión de la legalización de las drogas, como solución a la violencia. Varios  Presidentes de la región lo secundaron.
Yo no estoy de acuerdo con la legalización. Ya ilegal, la droga es un serio problema de salud pública, y creo que legalizarlo solamente lo empeoraría.Se dio una reunión de Presidentes de Centroamérica. En América del Sur la propuesta ya tuvo eco. Estados Unidos puso su posición al respecto, y se ha encendido el debate en todos lados sobre este tema.
Con lo que sí estoy de acuerdo, es el dialogo del tema de forma inclusiva con todos los sectores. Para discutirlo a profundidad, creo que hay que tomar en cuenta que no es un tema moral, sino de tipo social y hasta cultural que no se puede examinar ideológica o religiosamente.
Lo que creo debe analizarse, es la violencia de nuestra región: las causas de esta, de manera apolítica y científica. Hay suficiente material elaborado al respecto. Y ver como se resuelve de la manera más efectiva para nuestras economías.
La violencia es un fenómeno producido por muchos factores, y es innegable que el narcotráfico y el crimen organizado aportan a estos niveles de violencia. Pero uno de los factores que nadie menciona, y probablemente el más importante, es la pobreza. La pobreza margina, y la falta de oportunidades, así como de educación, obliga a muchos jóvenes a sobrevivir en violencia. La violencia misma es un efecto directo de la pobreza.
No debe hacernos perder el enfoque de esta discusión la doble moral con que operan ciertos gobernantes de Centroamérica, al no mencionar nuestros problemas sociales, que son problemas internos. En su lugar, apuntan hacia el norte como consumidor culpable, y buscan exportar los orígenes de la violencia. La violencia es un fenómeno con el cual nacieron nuestras naciones y no se nos ha quitado aún.
La irresponsabilidad social de nuestros gobiernos, no se resuelve con legalizaciones que solo aportan al círculo vicioso que condena a nuestros países a continuar en el subdesarrollo. Se resuelve poniéndonos todos de acuerdo con un enfoque claro y desinteresado. Tal vez para esto sí tengan capacidad nuestros gobiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario